Saltar al contenido

Infusión de jengibre

infusion de jengibre

El Zingiber officinale, más conocido como jengibre, se trata de una planta cuya característica especial es que cuenta con un tallo subterráneo (rizoma) muy aromático y con un sabor algo picante. Es por este motivo que se utiliza mucho en la cocina de algunos países orientales.

Aunque el aspecto culinario es importante a la hora de hablar del jengibre, cabe destacar que también tiene muchas propiedades medicinales. Esto es lo que ha llevado a que se haya incluido en numerosos remedios naturales en los últimos años.

Los principales cultivos de jengibre se encuentran situados en la parte sur de Asia, entendiéndose como tal países como India y China principalmente. También hay gran cantidad de jengibre en Hawái y Australia y, aunque a Europa llegó más tarde, en la actualidad es una especia muy consumida en nuestro continente.

El jengibre fue muy utilizado por los griegos y los romanos, así como por un gran número de personajes famosos de la historia. Por ejemplo, Galeno lo utilizó para tratamientos contra los tumores, mientras que Avicena explotó su propiedad afrodisíaca. Una de las historias más conocidas la protagonizó Marco Polo, que en uno de sus viajes a Oriente se trajo esta sustancia y la puso de moda en Europa.

Aunque esta especia siempre se ha caracterizado por ser muy aromática, una vez se prepara en infusión tiene múltiples propiedades medicinales. Principalmente, la infusión de jengibre se ha utilizado como remedio para aliviar los síntomas de las enfermedades gastrointestinales, además de para combatir problemas respiratorios.

En China se consume esta infusión para eliminar afecciones como los cólicos, las náuseas o hasta la artritis. Su uso es cotidiano, de manera que resulta habitual ofrecer una de estas bebidas a lo largo del día.

¿Cómo preparar una infusión de jengibre?

Ingredientes:

  • Jengibre (un trozo pequeño)
  • Agua (una taza)
  • Anís o miel (al gusto)

Pasos:

  1. Ponemos el agua en una taza y la calentamos. Aunque se puede hacer en el fuego, lo más cómodo es ponerla en el microondas a toda potencia durante 2 minutos.
  2. De forma paralela troceamos el jengibre (en pequeñas rodajas) y lo apartamos en otro recipiente.
  3. Sacamos la taza de agua (que esté bastante caliente) y echamos los trozos de jengibre que hemos cortado de forma previa.
  4. Dejamos reposar el preparado alrededor de 5 minutos.
  5. Servimos la infusión caliente y si queremos endulzamos con un poco de miel o anís.

Para que la infusión de jengibre haga su mayor efecto se recomienda tomarla en ayunas, al levantarse, y no debemos excedernos de beber tres tazas diarias.

Aunque esta infusión se puede tomar tanto caliente como fría, lo mejor es beberla caliente para mantener sus propiedades curativas.Al tener un sabor fuerte es frecuente endulzarla con anís o miel y no tanto con azúcar como se puede creer.

Más infusiones con beneficios espectaculares:

 

5 (100%) 7 votes